Saturday, February 24, 2007

Patócratas

Hoy mientras leía esta muy buena editorial de Laura Knight-Jadczyk en Signs Of The Times, vi estas fotos, que muestran cuanto están los políticos fuera de contacto con la realidad.











Asi es: las tapas de los lentes de sus binoculares estaban puestas. Uno se pregunta, si no estaban viendo lo que se les mostraba (maniobras militares), que estaban viendo? Cualquiera que tome en sus manos binoculares e intente ver con los lentes tapados, vería todo negro. Será que estaban entretenidos contemplando un reflejo de su interior? A juzgar por sus actos, en el lugar donde el humano normal tiene el corazón, probablemente en ellos sea un vacío negro como la visión que contemplaban con sus binoculares.
En el artículo de Ponerología Política, Andrews Lobaczewski escribe lo siguiente acerca de los psicópatas:
Desde la infancia aprenden a reconocerse mutuamente en la multitud, y
desarrollan una consciencia de la existencia de otros individuos similares a
ellos.
También se vuelven conscientes de que son diferentes del mundo de esa
otra gente que los rodea. Nos ven desde una cierta distancia, toman una variedad
paraespecífica.
Reacciones humanas naturales – las cuales por lo general no
despiertan el interés ya que son consideradas de por sí como evidentes – llaman
la atención a los psicópatas como algo extraño y por lo tanto interesante, y
hasta cómico. Entonces nos observan, derivando conclusiones, formando su propio
mundo de conceptos.
Se convierten en expertos de nuestra
debilidad y a veces efectúan experimentos desalmados sobre nosotros… Ni una
persona normal ni nuestra visión natural del mundo pueden percibir o evaluar
adecuadamente la existencia de este mundo de conceptos diferentes.
Un
investigador de estos fenómenos puede recoger un conocimiento pervertido similar
a lo largo de largos estudios de las personalidades de tal gente, usándolo con
algunas dificultades, como una lengua extranjera. … [El psicópata] nunca será
capaz de incorporar la visión del mundo de una persona normal, si bien a menudo
intenta hacerlo durante toda la vida. El producto de sus esfuerzos es sólo un
papel y una máscara detrás de la cual ocultan su realidad anormal. [...]

[...]Todos los investigadores en psicopatía subrayan tres cualidades en lo
que concierne fundamentalmente a esta variedad más típica: la ausencia del
sentimiento de culpa por acciones antisociales, la incapacidad de amar
verdaderamente, y la tendencia a ser charlatanes de una manera que fácilmente
desvía de la realidad. [...]

[...]Virtualmente [Los psicópatas] no están familiarizados con las
emociones de amor duradero hacia otra persona… Eso constituye un cuento de hadas
de “otro” mundo humano. [Para el psicópata] el amor es un fenómeno efímero
apuntado hacia la aventura sexual. Sin embargo, el psicópata es capaz de actuar
el papel del amante lo suficientemente bien como para que sus parejas lo acepten
de buena fe. [Las enseñanzas morales] también los sorprenden como cuentos de
hadas, buenos sólo para los niños y para aquellos “otros” diferentes. […]
El
mundo de gente normal a quienes hieren les es incomprensible y hostil. […] [Para
el psicópata la vida] es la búsqueda de sus atracciones, placer y poder
inmediatos. Se encuentran con fracasos a lo largo de su camino, junto con una
fuerza y reprobación por parte de la sociedad de aquella otra gente
incomprensible. [...]